sábado, 27 de abril de 2013

Capítulo 21: Cuentos de hadas sin final feliz.


¡Buenas! ¡Sorpresa! ¿Qué hago yo publicando tan relativamente pronto? Sinceramente, tenía unas ganas tremendísimas de escribir este capítulo, así que aquí me tenéis. He tenido que meterme en la piel de los personajes para hacerlo; y quería escribir una reflexión profunda sobre cómo se sienten Jay y Kath con todo lo que los rodea. Ya me contaréis qué os parece, y, de nuevo, no sabéis lo mucho que os agradezco que me leáis, enserio, significa  el mundo para mí. Muchos besitos:D.
----------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------

 Cuando Kathleen llegó a la calle, un nubarrón oscuro empezaba a cernirse sobre ella, anunciando una tormenta. "Malditos poderes", masculló para sí misma. Jay estaba sentado en la parada de autobús, con la mirada perdida hacia el horizonte.
 Inspiró y expiró, y se dirigió hacia él con paso decidido, tratando de fingir que, en esa situación ella era la madura de la pareja. Nada más lejos de la realidad.
 -Hola, rubiales. ¿Qué pasa?- le sonrió con ternura y se inclinó sobre él, apoyando sus manos en su regazo. Jay le giró la cara, con gesto aparentemente enfadado- ¿Jay?
 Jay la miró furioso, sus pupilas dilatadas por el dolor. Apretó la mandíbula.
 -¿Que qué pasa? Oh, no sé, quizás sea un poco idiota, pero creo que una señora acaba de revelarme que es mi abuela, que soy un ser medio mágico, que nací a raíz de una violación y mi madre está perdida; que mi abuela y mi tío abuelo, quien es nuestro director, intentaron herir a tus padres por un sueño rocambolesco. Y ahora quieren hacer lo mismo conmigo- empleó un tono sarcástico, impropio en él-: Llámame gilipollas, pero yo considero que lo que hemos descubierto no es moco de pavo como para hacer ver que soy súper feliz.
 -Sí, pero creo que has tratado demasiado mal a Gaelle. Ella...- tomó una bocanada de aire y fijó sus ojos en los de Jay. Sintió un escalofrío- Ella te quiere, Jay. Sí, ha cometido demasiados errores como para contarlos, pero, ¿no ves que se ha arrepentido? Y, ¿no es ése el punto de la vida? ¿Equivocarse, arrepentirse de ello e intentar cambiar?
 -Esa mujer sólo quiere a su persona, ella misma lo dijo. El amor no existe- ahora hablaba con voz de pito, imitando de forma ironizante a su abuela, dándole énfasis a cada palabra. Se levantó y encaró a Kath.

 -Vale, entiendo que estés dolido con ella por ocultarte todos estos años que érais familia. Pero, ¿y yo qué?- una gota de lluvia le golpeó la cabeza, a la vez que una picante lágrima le recorría la mejilla lentamente- ¿Por qué me tratas como si yo hubiera hecho algo malo?
 Hubiera querido gritarle, llorar, frustrarse. Pero no era capaz. Jay era la única cosa que le importaba, y estaba disolviéndose ante sus ojos. ¿Por qué?
 -Tú no has hecho nada malo- empezó hablando muy bajo, y fue aumentando el tono poco a poco, hasta terminar gritando-. Joder, Kath, tú no eres el maldito problema en todo esto. Bueno, quizás sí.
 -¿Yo? Pero...- las lágrimas y el nudo que se estaba formando en su garganta le impedían hablar con claridad. Las palabras dolían, como si estuvieran atravesándole la boca con espadas mientras hablaba.
 -El problema somos tú y yo. Nuestra relación.
 -¿Qué?- tal vez lo que más le doliera fuera la facilidad de Jay para reconocerlo; su franqueza. ¿Tan poco significaba para él? Su corazón hacía daño al latir.
 Jay resopló y desvió la vista hacia la izquierda. Se giró hacia ella y la observó con mirada afligida. Rozó con un dedo su mejilla, casi temiendo a tocarla. Las lágrimas estaban a punto de hacer acto de presencia.
 -Que nuestra relación es un engaño, Kathleen.
 -Creo que tengo bastante claros mis sentimientos hacia ti.
 -Sí, y yo- se restregó los ojos-. Pero, dime, ¿por qué te quiero?
 Kath calló. Aquella pregunta la había pillado desprevenida, no sabía qué contestar. Estaba en blanco. Jay se levantó y siguió hablando, ajeno a si ella le contestaba o no. Tal vez sólo fuera una pregunta retórica.
 -Te quiero porque, incluso antes de nacer, ya estaba marcado ese hecho. Quiero decir, no puedo contar que me enamoró tu forma de caminar, porque ya estaba dictado que iba a hacerlo- caminaba frustrado, de un lado a otro. La impotencia llegaba y se cernía sobre él con la misma frialdad que aquellas gotas de lluvia que le repiqueteaban en el cabello-. Maldita sea, ¡sabía que tú ibas a ser el amor de mi vida sin conocerte! Yo... Tú estabas en mis sueños desde que tengo uso de razón- las lágrimas se acumulaban y picaban, al igual que su tono herido-; pero, ¿por qué? No podíamos sólo conocernos, salir, sentir cosas muy fuertes, desilusionarnos y volver a empezar con alguien distinto, no. O, incluso, ser pareja para siempre... Pero de una forma normal. Como los adolescentes normales y corrientes que caminan por el mundo.
 El agua les caía encima con decisión, pero ninguno de los dos hizo acopio de apartarse. Allí estaban, Jay gritando todos esos sentimientos que se mezclaban dentro de él con fuerza, y casi lo dañaban; y Kath escuchándolo con pesar. Quería negarlo, pero su más interno ser sabía que llevaba razón.
 Jay volvió a acercarse a ella, y tocó su mejilla. Cerró los ojos con brusquedad. Pasó sus dedos a través del sedoso pelo de Kathleen, aspiró su aroma a galletas, escuchó los latidos abrumados de su corazón. Entonces, abrió los ojos de nuevo, los cuales estaban ahumados debido a la mezcla de emociones.
 -No me pueden decir que me encanta tu olor porque debía ser así. Que me gustaste desde el primer instante en que mi mirada se cruzó con esas dos profundas perlas verdes que luces por ojos. Que yo... Te deseo por obra de una fuerza superior a nosotros. ¡Soy sólo un juguete! Mis pensamientos, mis acciones... Nada es real- confesó con amargura-. Mi única meta en la vida es vivir en un cuento de hadas contigo, para mantener la paz en la vida de los demás. Y, después, cuando se cansen de mí y otros dos inocentes vengan a sustituirnos, moriré... Moriremos. Me iré para siempre a algún lugar perdido en el cosmos. Pero entonces me pregunto, y si yo... ¿No era el adecuado para ti? ¿Qué pasa si hay un hombre por ahí que te comprenda mucho mejor, que sepa amar ese lunar debajo de su labio más de lo que yo lo hago?- acarició ese pequeño punto, casi invisible, bajo el grueso y brillante labio inferior de Kath, justo en el centro- El hormigueo que me produce sentir tu piel entre mis dedos es muy fuerte, al igual que la velocidad vertiginosa a la que gira mi estómago cuando te veo. Sólo está el pequeño detalle de que no es mi deseo real; sólo producto del control mental que hay sobre mí. ¿Qué pasa, eh, Madre Naturaleza?- elevó su rostro hacia el cielo, aullando de forma extrañamente eufórica- Te gusta joderle la vida a los demás, ¿verdad? Ah, y se me olvidaba comentar la guinda del pastel; el plato fuerte- volvió a centrar su atención en Kathleen, quien, llegados a este punto, tenía toda la ropa empapada y chorreaba agua por todas partes. Sin embargo, seguía existiendo esa fuerza magnética y poderosa que la clavaba en el suelo-: nuestra relación se basa en el físico. ¡Sí! ¡Como lo oís todos!- se giró sobre sí mismo, fingiendo que había a su alrededor un exacerbado público escuchándole con parsimonia- Cuando de verdad mis sentimientos hacia ti se afianzan, es cuando te toco. No cuando me demuestras que eres dulce, o inteligente, no... Por favor, ¿y nosotros representamos el amor verdadero? ¿Puede haber algo más superfluo que una relación basada en lo estrictamente físico? ¡Al cuerno con todo! ¡Demonios, si eres perfecta! No hay un miserable, asqueroso defecto en ningún centímetro de tu cuerpo; porque, no sé, digo yo que si representamos el amor entregado, podríamos ser dos bichos feos y mutantes que nadie mirara dos veces. Ahí demostraríamos que el amor está en el interior. Ya, sabes que tengo razón, pero la Madre Naturaleza es una graciosa y nos hace más perfectos que a un dios. ¡Buen plan, tía!- sacó su pulgar con ironía en señal de aprobación hacia el cielo-. A ver, que te agradezco que hayas hecho que me enamore de la persona más maravillosa que existe, pero, ¿por qué no, simplemente, puedo ser yo el que maneje mis sentimientos? ¡Quiero amarte por voluntad y no por imposición, Kathleen Gray!
 Kath lo abrazó, bajo la lluvia, dejando que sus últimas palabras se perdieran de la misma forma que lo hacían sus lágrimas entre la tormenta. Entonces, comenzó a susurrarle al oído, para tratar de tranquilizarlo:
 -Eh, ¿sabes? Adoro tu voz, profunda y masculina, siempre tintada con ese toque de dulzura. Y tu risa es la única música que necesito oír para saber que todo irá bien. No hay color que me guste más que el de tus ojos, y no es porque sea inusual o diferente; es por todo lo que puede expresar. Dicen que los ojos son el espejo del alma, pero cuando te miro no veo tu reflejo, veo el mío propio. Tus labios, ah... Me encanta cuando sonríes y se forma ese divertido hoyuelo aquí- jugueteó con aquella pequeña arruga a la que estaba haciendo alusión-. También eres alto, atractivo y protector; pero lo que más me gusta de ti es la forma en que me siento segura cuando tú estás cerca. Eres inteligente, carismático y divertido, con el aderezo justo de sarcasmo y ñoñería. Por no hablar de cabezota. Sí, quizás todas esas cosas que me gustan de ti son por obra del destino; pero piensa el lado positivo: ¿cuánta gente se pasa toda una vida para saber cuál es su verdadero camino? Yo ya sé el mío; y me alegra conocer que tú estás en él.
 Suerte que estaba ella, con su punto de comprensión, para reconfortarlo.
 -Bueno, qué, tortolitos, ¿van a subir o se van a quedar ahí poniéndose como un estropajo?- les apremió el conductor del autobús.
 Corrieron a subirse al vehículo, avergonzados por la escena que acaban de protagonizar para todos aquellos pasajeros cotillas. Con suerte, sólo quedarían como una pareja de jóvenes que necesitaban desquitarse de hormonas un rato.
 El autobús estaba atestado de gente de todas etnias y clases sociales, pero nadie destacaba tanto como ellos: empapados, irradiando brillo por allá por donde se rozaran. ¿Qué había tan increíble en aquellos chicos? Nadie dijo o preguntó nada; sólo miraron hacia ellos con curiosidad.
 Mientras tanto, no muy lejos de ahí, una mujer de unos sesenta y seis años estaba sentada en la barra de una cafetería, tomando un café solo y marcando un número de teléfono que habían escrito en un pedazo roído y viejo de papel.
 -¿Sí?- se oyó al otro lado una voz profunda, pero que sin lugar a dudas, pertenecía a alguien joven.
 -¿Hablo con Keegan Lloyd?- preguntó la mujer con un hilo de voz.
 -Sí, pero si es la de los Testigos de Jehová, que sepa que soy católico y no pienso cambiarme de corriente religiosa.
 -Eh... No. Verás, soy muy cercana a Kathleen y Jay. Ellos han ido al internado a buscar a una tal Sissie y, aunque me encomendaron que te llamara sólo si no regresaban de aquí a la noche, yo sé que no van a hacerlo.
 -¿Usted está delirando o algo? Escuche, señora, que si tiene demencia senil debería pedirle a su hijo que la lleve al médico, pero no llame a molestar.
 -¡No! Keegan, ¿no me crees? Vale, está bien, no lo hagas; pero trata de llamar a Sissie o a Kath y Jay. Si ninguno te responde al teléfono, hazme el favor y busca Isabelle Summers en la guía telefónica. Por favor, sus vidas están en peligro.
 Y cortó la conversación, dejando a Keegan estupefacto al otro lado.
 -¿Qué les sucede a Jay, Sissie y Kathleen?- se interesó otra voz masculina también joven.
 Gaelle se giró y se topó con una mirada melosa eclipsada por un ceño fruncido. El muchacho iba acompañado de otra joven de pelo llameante como el fuego, y ojos gélidos como el hielo derretido.
 -¿Por qué, los conocéis?
 -Digamos que demasiado- le contestó la muchacha-. ¿Le parece que la llevemos al Internado?
 -Bueno. Pero si planeáis tenderme una trampa, querría saber al menos vuestros nombres. Por educación y eso.
 -Habrá tiempo por el camino de que nos presentemos- la cortó el chico, bastante apuesto y alto.
 Y así fue como Gaelle abandonó el bar, acompañando a aquellos dos jóvenes de los cuales ni siquiera conocía la identidad. Aunque bueno, ellos tampoco conocerían la suya nunca, porque bien pensado, para ellos sería Isabelle. O tal vez todo se torciera por el camino.
 Entretanto, Kath y Jay habían llegado a la parada de autobús que se hallaba a un kilómetro del Internado. Anduvieron a través de los espesos andurriales cubiertos de matojos, hasta finalmente llegar a su destino.
 Lo más inquietante era que el aparcamiento estaba desierto, a excepción del Mercedes Benz del director y un BMW última generación que asociaban a Aurora. Ni señal de un coche de policía, o una ambulancia. ¿Qué podía haber pasado con Abby?
 -Será mejor que entremos.
 -Kath, no sé, quizás tenga algún trastorno obsesivo-compulsivo, pero, ¿no te huele todo esto a emboscada?
 Kathy, quien caminaba ya hacia la entrada principal, se volvió hacia él y le lanzó una mirada vívida empañada por el miedo.
 -Mi mejor amiga me ha llamado desde el interior de ese edificio- contestó señalando hacia el viejo lugar de piedra grisácea-; así que me da igual si me apresan o no: yo necesito asegurarme de que ella esté bien.
 Jay calló y asintió, comprendiendo que él se encontraría igual de decidido si el que hubiera llamado fuera Keegan.
 Ambos agilizaron el paso y se introdujeron en el edificio, el cual tenía un aire oscuro y poderoso sin ninguna luz encendida. Jay pulsó con fuerza el interruptor de al lado de la puerta. Ni un alma se veía cuando se hizo la luz.
 -¿Hola?- comenzó a llamar Kath- ¿Sissie? ¿HOLA?
 Jay se le unió, y pasaron unos quince minutos recorriendo los recovecos y pasillos del Internado, buscando el atisbo de un rastro humano. Nada.
 Entonces, pasaron por delante del desván cuando se oyó un leve carraspeo, como una especie de suspiro de dolor.
 Abrieron rápidamente la puerta.
 Lo que se encontraron les heló la sangre: en mitad de la habitación, iluminada por la luz de una vela, estaba una muchacha atada a una silla, tendida sobre sus rodillas. Sus muñecas y tobillos estaban amoratados, mientras que su pelo, de un brillante rubio, desprendía gotitas de sangre que golpeaban el suelo con pausa.
 La joven alzó la cabeza con infinito esfuerzo, al tiempo que ellos iban caminando al interior de la habitación. Llevaba un pañuelo sobre la boca, del mismo tono granate que el brillo bajo su nariz y su barbilla. Sus ojos, que antaño fueron alegres y vivarachos, se habían agriado y oscurecido, en parte por las lágrimas que aún estaban impresas en sus mejillas en forma de ríos secos de rímel.
 Kathleen chilló y corrió a su vera, a deshacer el nudo que oprimía su voz. Quiso hacer lo mismo con sus manos y piernas, pero éstas estaban sujetas a la silla por pesadas cadenas de hierro.
 -¿Por qué habéis venido?- clamó con voz ronca y metálica.
 Ni Jay ni Kathleen sabían qué responder. ¿Por qué habían ido?
 -¿No lo entendisteis? ¡Era una trampa! ¡Creía que por el tono de mi voz sabríais que no debíais hacerlo!- les miraba con rencor, las lágrimas corriendo por su rostro a la vez que sus gritos ahogados inundaban la habitación.
 -Sissie... Eres nuestra amiga... Teníamos que ayudarte.
 Kath asintió hacia Jay, pero no podía hacer otra cosa que llorar amargamente. Su única y mejor amiga... Así por su culpa.
 Jay estaba alteradísimo. Quería arrojar patadas a algo, gritar.
 -¿Quién te ha podido hacer...?
 Su voz se silenció, al sonido del frío metal que se había introducido en su abdomen y ahora salía con lentitud, cubierto de sangre. Kath y Sissie miraron horrorizadas cómo sus ojos se entornaban y él caía hacia el suelo, sobre Kathy.
 Ella lo tomó con fuerza entre sus manos, y estudió la herida que le habían provocado en la parte alta de su cintura y ahora supuraba sangre.
 -¿Tienes envidia, Ojos de Moco? Puedo dejarte igual si me lo pides.
 Se estremeció al reconocer la voz que le hablaba desde la sombra; la que había hecho aquello a Jay. Lo dejó tendido en el suelo con dolor, formando un reguero de sangre, mientras ella se levantaba y se encaminaba hacia la voz. Quería aparentar una seguridad y valentía en sí misma que sabía que no tenía.
 -Adelante, hazlo- retó al ser invisible por la oscuridad.
 Se giró para ver por, quizás, última vez a Jay, quien descansaba inconsciente en el suelo. ¿O era muerto?

35 comentarios:

  1. ME ENCANTA ;_________________; AKDNKSBNKJLNHOJ

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. CAROOOOL :3 Siempre tú mi primer comentario jaja, ¡me encanta saber que te gusta! AJSKALHDLIOFEOG para ti :33

      Eliminar
  2. Ey lo acabo de leer y haces que escribir parezca tan facil jeje ah mm soy valentina ;) Me encan la reflexion de Jay sobre el amor que hay entre ellos y la forma tan dulce de. responderle que tiene Kathleen me he quedado .......
    Un besazo guapa
    V

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Valentina, me encanta saber de ti, tus comentarios son siempre tan geniales... :')
      Jiji me alegra saberlo, ésa era la intención; digamos que la historia entre Jay y Kath da para mucho reflexionar. Oh, ¿enserio? Esperaba no haber pecado de empalagosa, pero quería por una vez ser más dulce y no tan ruda. Y por cierto... Escribir no es tan fácil como parece jaja, creéme :)
      Un besazo linda :33

      Eliminar
    2. Jaja si se que no es nada facil escribir ( lo se por experiencia) me referia a que haces que parezca sencillo porque escribes de maravilla jeje ademas tienes muchos seguidores y yo siempre estare aqui para darte la brasa con mis semi-biblias :)
      Ademas tu forma de expresar el amor predestinado a traves de Jay es increible enserio nose como lo haces jeje el como. expresa cuanto la ama y el odio que siente por no poder amarla por sus cualidades sino porque estaba dicho que asi seria da mucho que pensar (ves has hecho que me ponga en plan filosofa) Y eso de que el amor verdadero deberia estar representado por dos seres feos es verdad pero ¿PARA ENAMORARTE LO QUE CUENTA NO ES SIEMPRE LA PRIMERA IMPRESION? No lo se la verdad pero me has dado que pensar guapa sinceramente.
      Sigue asi eh que lo haces D.P.M !!!! (ves ya estoy con mis vulgaridades jeje aunque bueno no soy perfecta)
      UN BESAZO DESDE GALICIA PA'LA MEJOR PORQUE TU FORMA DE ESCRIBIR ME ENGANCHA!!!!!!
      Bss
      V :)

      Eliminar
    3. JAJAJAJAJA bueno no pasa nada :) ¿Muchos seguidores? Son poquitos relativamente, si los comparamos con otros blogs, pero yo estoy orgullosísima de ellos; tampoco necesito más. Me encanta que te guste tanto mi historia y saber que estarás aquí para apoyar todo este rollo que tengo montado (y que te pongas filosófica gracias a mí jajaja) No pasa nada :) Jopé, otro besito muy grande para ti desde Andalucía guapa :333

      Eliminar
  3. me ha encantado el capitulo!!!

    me ha gustado cuando Jay hablar sobre el destino de dos personas, en sí no es aplicable solo ha ellos dos, si no al predestino romántico que hemos interiorizado de que todos tenemos a alguien que tarde o temprano la encontramos.. entonces estamos con esa persona porque de verdad la amamos o porque estamos destinado (como obligados) a amarla..
    uff..no sé, creo que me estoy liando y rayando.. jajaXD

    ay! el final!! espero que jay esté inconsciente y no muerto!!! y a ver si pueden salir de allí!!

    ¿quienes serás esos jóvenes que han aparecido en la cafetería? lo padres de kath?

    sigue así!!!!

    un besoo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Anyi:) Muchas gracias, saber que a una escritora tan genial como tú le gusta es simplemente... No sé ni cómo describirlo :')
      Vaya, me alegra saber que has empatizado tan bien con ello. Realmente... Jay y Kath, y su historia, son una metáfora de cómo nos obsesionamos con el amor verdadero; y nuestra locura por encontrar esa media naranja que tienen que existir a la fuerza para nosotros. A veces, sin darnos cuenta, no somos más que muñecos... No te rayes jaja :)
      Ay ay, estaba en ese momento inspirada. No te preocupes, que todo lo averiguaréis pronto, o eso espero :) Un beso guapi !

      Eliminar
    2. jeje..bueno, yo soy normalita jeje..todavía hay mucho que mejorar.. pero si algo es bueno, para que mentir!! jeje

      estoy de acuerdo contigo, estamos completamente obsesionados con esa media naranja! sin darnos cuenta que nadie nos complementa, que ya somos una persona completa!! puede que elijas a alguien para compartir tu vida, al igual que la compartes con amigos, familiares.. pero que si eso no sucede, no pasa nda, porque no necesitamos a nadie para respirar..

      ..y bueno, con estoy podríamos sacar un gran debate y no terminaríamos nunca!! jaja pero sí, somos títeres..

      Eliminar
    3. Todo en esta vida es mejorable, pero quien tiene talento, lo tiene y punto :'3 Gracias jiji
      pues sí, es que es así; leí eso que has dicho sobre las medias naranjas en alguna parte... El amor hacia la pareja es muy bonito, aunque eso no implica que debamos amargarnos si no lo tenemos, creo yo xD
      Sí, es un tema que da para debate eh :)

      Eliminar
  4. Respuestas
    1. Bueno, viniendo de ti, "sólo eso" me es más que suficiente :)

      Eliminar
  5. Es increíblemente perfecto sin más qué decir! Esperoq eu publiques así de pronto!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Jo, gracias Lucía, que me diga eso una escritora tan maravillosa :`) Aunque todo es mejorable eh... :) Yo también lo espero, yo también lo espero!

      Eliminar
    2. Hahaha yo escritora maravillosa? Me alabas cielo! Lo mismo digo! Me entretiene mucho la historia!
      http://macherieladyartiste.blogspot.com.es

      Eliminar
    3. Sólo digo lo que pienso cielo, tú sí que me alabas :) A mí la tuya ! :3

      Eliminar
  6. ME ENCANTA- PERFECTO.
    El dialogo ha sido genial... Todo la reflexión sobre ellos... ha sido... SIN PALABRAS.
    Espero el siguiente :))
    Un beso

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Para perfecta ya está tu historia :)
      Vaya, pues muchísimas gracias, enserio Jane:´)
      A ver si puedo escribirlo y subirlo igual de rápido que éste.
      Un beso:))

      Eliminar
    2. Corre porque me está dando algo con esta incertidumbre. JAJAJAJAJA No puedes matarle. No. PUEDES. FIN

      Eliminar
  7. Julia!
    ¿Pero como haces esto?
    Espero que no le haya pasado nada a Jay, porque ya tiene suficiente con lo que le has hecho.
    Pobre Sissie, es uno de mis personajes favoritos y creo que no se merece lo que le has hecho
    Eres cruel, pero adoro tu historia, es maravillosa
    Espero el siguiente pronto, por mi propio bien
    Un beso enorme

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Jajajaja Beid, fuiste mi comentario número 300 :3 Gracias cielo, ya sé que soy cruel eh... Tranquila que no todo es lo que parece; y publicaré en cuanto me sea posible. Mil gracias por leerme, un besazo enorme para ti :3

      Eliminar
  8. Dios me ha encantado, aunqueno sé como haré para esperar el siguiente. Eso sí me has dejado de los nervios, espero que Jay esté bien y que Sissie... Bueno pues que se recupere.
    Besos :D
    PD: El siguiente pronto!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Fox-Face, mil gracias enserio... Seguro que lo sabrás pronto, o eso espero :)) Besos y lo intentaré ^^

      Eliminar
  9. Me he quedado en SHOOOOCK*______*
    Totalmente perfecto <3

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Mil gracias Meli, me alegra saberlo tantísimo... :3

      Eliminar
  10. HEEY CAARIÑO HE SUBIDO UNA ENTRADA! http://macherieladyartiste.blogspot.com.es

    ResponderEliminar
  11. Bien, primero de todo perdón por el parrafo que seguro que escribiré.
    Hace poco que empecé a leer tu historia, (tres dias que no he podido contenerme para entrar al blog y seguir la historia :)
    Creo, no exagero, que es una de las mejores historias que he leido. Si de verdad es tuya la idea (que no lo dudo eh? :P ) es incleible. Creo que la palabra "increible" lo define muy bien. La intriga que dejas al final de cada capitulo, como te pones en la piel de los personajes, como transmites perfectamente todo lo que ocurre, la relación de los personajes... etc.

    Creeme, te animo a seguir escribiendo porque de aquí al bestseller!!

    Solo añadir que, porque no hay MÁS capitulos????? jajaj. Es que estaba yo leyendo tranquilamente, cuando descubro que este era el ultimo y casi me caigo de la silla. HOY NO DORMIRÉ!! hahahahah (no me hagas caso, soy muy melodramatica :)

    Aún así, no te presiono porque se lo que son los deberes y los examenes.

    Nada, como he dicho, perdón por el parrafo. Y espero si tienes tiempo que me contestes :P

    Bueno, ya, que me hago pesada. Muchos besos y de verdad, que tienes mucho talento y que ¡QUIÉN SERÁ EL MISTERIOSO!?? hahahah

    Adióss 8) *Katy Galletas <3*

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡Hola! No te preocupes, adoro las parrafadas, sobre todo si son como esta... Enserio, mil gracias, ¿tanto te ha gustado la historia? Sí, la idea es completamente mía, pero tampoco creo que sea tan maravillosa... :) no sé, es que, el hecho de que te parezca adictiva, te haya gustado tanto, uf... Miles de gracias, de verdad :)) No creo que nunca llegue al best-seller, pero por lo pronto tus palabras me han animado la mañana, eso te lo puedo asegurar ;) Espero verte más por aquí y poder publicar más pronto, ¡gracias por entender lo que supone llevar un blog y estudiar! :33 Y nada, muchos besos para ti, Katy Galletas.

      Eliminar
  12. ¡hola! Mmm... bueno ¿por donde empezar? Hace nada descubrí tu blog, bueno ya sabía de su existencia hacia algunos meses, pero no habia conseguido sacar tiempo para poder leer tu historia. Y cuando por fin encontré hueco ya ibas por el capitulo 21, así que tómate como un halago el que haya estancado durante una temporada Cazadores de sombras los origenes, para leer tu novela. Y refieriendome a la novela, con pocas palabras, y siendo lo más clara posible: GUAU! Me ha encantado, chiflado, enamorado, bueno el diccionario español se queda corto para expresarme.

    Yo tambien tengo un blog, llevo ya 20 capitulos pero tengo muy pocos lectores ¿Te importaria pasarte a verlo y decirme que tal?

    http://ladyartista.blogspot.com.es/

    si lo haces te regalo mis mas sinceras y profundas gracia.

    Un Beso!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡Hola, La Artista! Me encanta tu nombre y tu foto, jaja :) ¿Enserio has abandonado a la gran Cassie Clare por mi blog de aficionada) Dios... INCREÍBLE, DE VERDAD :') ¿De verdad? Muchísimas gracias, aunque admito que todo es mejorable, pero palabras como éstas me animan a seguir intentando mejorar día a día :) Ahora mismo me paso y en cuanto saque tiempo te comento, ¿de acuerdo? De nuevo, gracias y un beso grande :3

      Eliminar
  13. Hola preciosura, lleva tiempo sin leerte por esto de los estudios y eso pero, chica es que ME ENCANTAS, tienes algo que es tan AJSKALJAM, cada vez me encanta más tu historia, gracias por escribir y mostrarnos tu talento, un besazo http://ignisetgelu-ignis.blogspot.com.es/?m=1

    ResponderEliminar
  14. Hola linda :) No te preocupes, yo estoy aquí siempre, ya es un privilegio que me leas, así que no sientas una presión el hecho de que tengas esto más dejado, ¡los estudios son lo primero! :) Jo, enserio, que me diga eso una ESCRITORAZA pues me emociona mucho, y viene bien no sabes cuánto para motivarme a continuar en este mundillo. Muchos besos cielo<3.

    ResponderEliminar
  15. Ya te seguía desde hacía unos días y hasta ahora no he podido detenerme a leer tu historia. Una vez que conseguí cinco minutitos para hacerlo, he de decir que es una historia muy buena, con muchísima intriga... Me tienes enganchadísima y ansiosa por el siguiente capítulo.
    Las tardanzas por los exámenes y dejar un poco el blog abandonado es algo normal, a mí también me pasó...
    Espero que me avises cuando subas el siguiente capítulo, y no voy a meterte prisa con un típico "espero que pronto". Tú a tu tiempo.
    Besicos =)

    ResponderEliminar