domingo, 18 de agosto de 2013

Capítulo 22: Reencuentros (Pt. 2)

¡Hola! :) Merezco un linchamiento por no subir, perdonadme u.u. Por cierrrrrto, tengo Ask (http://ask.fm/LetItBe_), por si queréis preguntarme cosas chachis o criticarnos al blog y a mí desde anónimo :3.  Os recomendaría que leyérais a priori la primera parte aquí; por refrescaros la memoria tras estos dos meses en los que sólo he publicado tonterías varias, jeje. También avisaros que ganó "1.001"; a ver si me pongo en serio y os subo el capítulo 1. Y, sin más, esta última parte del capítulo 22.
---------------------------------------------------------------------------------------------------------------


  Abby nunca había tenido nada propiamente suyo, algo a lo que querer o a lo que molestarse en proteger. Era la típica a la que le tiraban de las coletas en el colegio, hasta que ella aprendió a tirar de los pelos más fuerte que nadie. Y como sus padres no habían sido tampoco grandes apoyos, nunca fue una chica propiamente feliz.

  Así que, aunque odiara admitirlo y le entraran arcadas al tener aquellos pensamientos tan cursis, Louis había supuesto un gran cambio en su vida; por ello pasaban bastante tiempo juntos: por fin había alguien que la comprendiera. Y en una de sus salidas, llegaron a una cafetería donde una señora sesentona tenía un pequeño malentendido con Keegan por teléfono.

  Al descubrir que la señora no era otra que Gaelle Milner, hermana exiliada de Warwick que intentaba rescatar a Kathleen y Jay, decidieron ayudarla. Sí, por algún extraño motivo, había acabado cogiéndoles cariño a Romeo y Julieta. Quizás sólo era un arranque contra su madre, su forma de revelarse; pero ella quería creer que su pequeño corazón aún palpitaba lo suficiente como para ser capaz de ayudar a alguien.

  Finalmente, Keegan llamó y quedó en un bar de carretera cerca del Internado con Gaelle (a solas); y Abby y Louis los dejaron en intimidad mientras iban a investigar un poco las proximidades del Internado.

  A su vuelta, Keegan había desaparecido y Gaelle se hallaba formando drama con... ¿Margaret?

  -Gaelle, ¿qué ha ocurrido?- Inquirió Louis, observando la estrafalaria estampa.

  -Chicos.- Se apresuró a contestar Margaret- Warwick y los suyos habían usado a Sissie como rehén, y yo la rescaté. Entonces nos encontramos con Keegan y ella. Ambos, Keegan y Sissie, fueron a la ciudad y ahora vuelven; mientras Gaelle y yo... Solucionamos nuestros problemas.

  -Son madre e hija, Lou. Ella es Daniella.

  Abby ya sabía gran parte de la historia, pero a Louis se la acababan de contar entera y andaba un poco perdido.

  -¿Cómo lo sabes?- Se extrañaron todos los presentes.

  -Una vez, entre las muchas que me tocó espiar a Kath y Jay, les oí comentar algo de pasada sobre Margaret. Creían que era Gaelle, pero como yo sabía que eso era imposible por la descripción que me hizo mi madre de Gaelle, supuse que Margaret era Daniella y por eso el parecido físico.

  Estaba admitiendo delante de todos que siempre había sido la sombra de Kathleen y Jay. Aunque, bueno, a fin de cuentas, todo el mundo se esperaba eso.

  -Será mejor que vayamos a buscar a Sissie y Keegan; tenemos que rescatar a Kath y Jay.- Trató Margaret de cambiar el tema.

  -Pero...- Louis andaba perdido. Miró alternativamente a las tres mujeres, sumido en un mar de preguntas.- ¿Vas a ayudarnos? ¿Pese a estar peleada a muerte con tu madre?- Margaret asintió.- ¿Y nos vas a ayudar a salvar al bastardo que te recuerda uno de los peores momentos de tu vida?- Volvió a asentir.- ¿Por qué?

  Margaret respiró profundamente, impregnándose del olor a los lejanos pinos que volaba en el aire celeste grisáceo de aquel lugar en mitad de la carretera.

  -El amor.- Contestó finalmente.- El amor de una madre hacia un hijo va mucho más allá de todo, independientemente de si deseaba traer a esa criatura al mundo o no.

                                                                          ***



  "Uno, dos, tres, cuatro". Jay continuaba contando las hilachas que se desprendían de la bufanda de Kath, observándola dormir plácidamente. Quizá estuviera inconsciente, como él lo había estado hasta hacía tan sólo escasos minutos.

  Grace lo había apuñalado. Estaba seguro de haber sentido el fuerte dolor metálico en su abdomen, que se fue propagando por todas y cada una de las células de su cuerpo a la velocidad que su sangre descendía espesa y caliente por su lateral abajo. Poco a poco, su luz interna se fue apagando, hasta sumirlo todo en una oscuridad neutral; hallándose su mente en una especie de limbo, flotando entre brillantes puntos que tenían un aspecto similar a las estrellas.

  Cuando hubo recuperado la consciencia, horas más tarde, se encontró atado a una desvencijada silla por unas esposas, al lado del ventanal del desván. Kathleen dormía a su lado, presa de la misma forma que él. Tal vez ella también hubiese perdido la consciencia... No. Si eso había ocurrido, tendrían un problema. Una furia interna, alimentada del terrible odio que profesaba hacia todas aquellas personas, fue brotando de su interior, calentando sus músculos y sacándolos de su letargo. Se vio obligado a detener su ira al comprobar que la silla empezaba a combustionar. Mierda.

  -Jay.- Como si hubiese oído sus silenciosos gritos de auxilio, Kathleen abrió desmesuradamente los ojos, y los fijó en su dirección. La perdida mirada dio paso a una expresión de horror al notar las llamas escalando la silla que sujetaba a Jay. Gritó.

  -Tranquila, estoy bien.- Le contestó, haciendo muestra de una tranquilidad inusual, teniendo en cuenta que podría salir a arder en cuestión de minutos.- Tranquila, Kathy, respira, inspira... Ya estás despierta, todo va a ir bien...

  -¡Nada puede ir bien!- Chilló histérica, arrastrándose torpemente en su dirección.- ¡Vas a quemarte, y ni siquiera tenemos...!

  "Agua". Calló un instante y reflexionó. Al ver la serena sonrisa de Jay, supo qué era exactamente lo que ella podía hacer: dio un leve soplido, apenas perceptible, que fue transformándose en gotas diminutas. Esas gotas, a su vez, dieron paso a sendos canales de agua; que caían con estrépito como si hubiera un cubo volcándose sobre la silla. El fuego se apagó al instante.

  Ambos volvieron a respirar con regularidad. Kathleen se aproximó a él hasta quedar ambos sentados juntos. Le cogió la mano.

  -¿Cómo estás? ¿Recuerdas algo?

  -Ella... Me apuñaló, ¿verdad?- Preguntó, tragando saliva. Se sentía enfermo. Todo giraba como una constante y apabullante espiral a su alrededor.

  -Sí... Perdiste la consciencia. Luego lo hice yo. Pero...- Dudó.- No recuerdo que a mí me apuñalara. Sin embargo, lo sentí como si así fuera.

  -Quizás estemos más conectados uno con el otro de lo que pensamos. Tal vez no se nos pueda separar ni siquiera del campo de la mente. ¿Qué?

  Jay rió, observando la cara de estupefacción de Kath. Esta se pasó las manos por el pelo, peinando con sus dedos sus encrespados rizos. El día que llevaban le había pasado factura.

  -Lo cierto es, que cuando tu silla comenzó a arder, sentí que me llamabas y desperté de mi letargo. Tal vez tengas razón.- Suspiró y cambió de posición, colocándose de espaldas a la silla destrozada, que había adquirido un tono negro debido al fuego que la consumía minutos antes.

  La sala en la que se hallaban tenía un halo grisáceo: se acabó el polvo rosáceo que desprendían los libros de las antiguas estanterías de caoba, el suelo brillante color oscuro, el olor a papel y tinta de las cartas desperdigadas a su alrededor; y, sobre todo, se acabó la colorida luz que proyectaban los cristales de la vidriera en la pared de enfrente. Ahora, todo estaba apagado, frío y solitario; tan perdido como ellos mismos.

  -Podríamos ser adolescentes normales.- Dijo Kathleen.

  -Esa nunca fue una opción para nosotros.- Concluyó Jay.

  -Pero, ¿por qué no? Quiero decir... Te quiero y apenas sé tu color o tu grupo musical favorito. Habría dado mi vida si con eso hubiera conseguido apagar el fuego que hace un momento se cernía sobre ti; pero desconozco qué sabor de helado te gusta. Y, en vez de tener citas normales, una secta secreta maltrata a mi mejor amiga y nos secuestra.

  La sonrisa torcida de Jay se fue tornando a una mucho más amplia y divertida. Sus ojos marrones se iluminaron.

  -Justo cuando creía que eras diferente, me sales con la típica bazofia de todas las adolescentes. ¿Qué quieres, que cocinemos pollo con patatas juntos* como si eso fuera la gran cosa? ¿Qué vayamos al cine a fingir que vemos la película cuando nuestras intenciones reales son besuquear al otro? ¿O qué nos saquemos un reportaje de fotos para subir a una red social y que la gente le dé a "me gusta" y nos dedique falsos comentarios de "ojalá duréis mucho juntos, parejita"?- Kathleen explotó en una sonora carcajada. Dicho así, sonaba un poco ridículo.

  Siguieron riendo por un rato, hasta que les dolió el estómago. Casi pudieron olvidarse de dónde estaban y de por qué estaban allí.

  -Por cierto, por si te interesa, me encantan el helado de tres chocolates y el de vainilla. Mi color favorito es el azul. Y tengo todos los discos de Coldplay, aunque últimamente estoy escuchando mucho a Imagine Dragons.

  -Bien, es bueno saberlo. Podemos ponerles alguna canción de ese grupejo para hacer su estancia lo más placentera posible.- Tronó una voz, imitando la forma de hablar de las azafatas, al otro lado de la habitación.

  El espejo enfrente de ellos se abrió, y sus pesadillas se materializaron en forma de hombre con traje de chaqueta. Jay temblaba, mientras que Kathleen... Bueno, quizás su mente ya no estuviera entre ellos: vagaba otra vez por el mundo de sus recuerdos no vividos.

  No muy lejos de allí, un grupo bastante desigual formado por varios jóvenes, una muchacha treintañera, y una señora de edad más madura, se reunía para tomar una serie de decisiones: tenían dos personas a las que rescatar, y no podían llamar la atención. "Si los apresaban, todo quedaría perdido para Kathleen y Jay."










(*es un guiño a mis amigos, sólo ellos pueden captar el humor^^)

11 comentarios:

  1. Tuve que leer un poquito el final de la otra historia, porque ya no recordaba exactamente por donde se había quedado la historia.. jeje

    ESpero que sus amigos consigan rescatarles! Buen capítulo! sigue así..^^ Cada vez lo haces mejor y se nota que pones tu empeño en mejorar y en mejorar descripciones y todoo =)

    Oye y tu nueva novela, que la subirás aquí o harás otro blog?
    Ya te sigo en ask.. yo también tengo es; http://ask.fm/magicangy =D

    Bueno, espero que estés disfrutando de las vacacionesss!! =)

    Un besoooo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. No me extraña... Después de mil años sin subir u.u
      Esperemos, esperemos, a ver qué pasa^^Bueno, pues muchísimas gracias, la verdad que estoy intentando mejorar y que gente como tú lo piense se agradece...
      Creo que aquí, ya veré. Yo también te sigo.
      Muchísimas gracias e igualmente.
      Besoooooos :).

      Eliminar
  2. Cuando me vi que habías publicado capitulo me emocione mucho me había pasado el ultimo tiempo visitando tu blog casi todos los días esperando un capitulo y por fin llego. Me a encantado por cierto. Un beso,
    Saludos!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchísimas gracias, es todo un honor que hayas dedicado tu tiempo a ver cuándo subía capítulo :) Gracias, me alegra saber que te gustó, muchos besos.

      Eliminar
  3. ME ENCANTA. Me he llevado una alegría cuando he visto que actualizabas y era el capítulo, el ansiado capítulo. Por cierto, el guiño a Coldplay KDBLKEWBDLKHEDB (Es mi grupo favorito desde siempre) Imagine Dragons también me encanta :)
    Bueno, el capítulo genial, muy tierno también.

    Un besito Julia :)
    Pásate linda http://mividadespuesdelacantilado.blogspot.com.es/

    ResponderEliminar
  4. ¡Por fin capítulo nuevo! :D que por cierto, no te lo había dicho pero antes de irme de vacaciones me leí todos los capítulos que tenías colgados XP A ver como será el rescate ò.ó

    ¡Besos!

    ResponderEliminar
  5. ¡Por fin! que sepas que tuve que releerme por encima mitad de la historia para atrás porque ultimamente tengo complejos de Dori. Bueno que decir. Me gusto mucho el capitulo, aunque no ha pasado nada especialmente interesante y se me hizo bastante corto y te odio porque tienes esa asquerosa mania de dejarnos con un final tan.... CHAN CHAN CHAAAAN Jajajja espero el siguiente prontico

    Un besazo ;3

    ResponderEliminar
  6. Buenas! Tengo un blog en el que publico mis propias historias. Estoy intentando promocionarlo, para que más gente lo conozca. Me gustaria que lo leyeras y que me dieras tu opinión.
    Un saludo y gracias por tu atención :)
    Mi blog es: http://yoymishistoriasdesiempre.blogspot.com.es/?m=1

    ResponderEliminar
  7. Julia! Creia que habias desaparecido!
    El capitulo me ha gustado mucho, ha estado genial. Espero que el siguiente lo puedas subir pronto, porque tengo mucha curiosidad.
    Un beso!

    ResponderEliminar
  8. Ostras que me he perdido el capi, menos mal que me he pasado! Ya decía yo que no publicabas! Que sepas que es impresionante, sino no te lo diría! Espero el próximo tan pronto como ya! Pásate!

    ResponderEliminar
  9. ¡Me ha encantado! Espero que continúes con la historia, está genial.
    ¡Un beso!

    ResponderEliminar