jueves, 4 de septiembre de 2014

Capítulo 25: Enjaulados (Pt. 2)


  ¡Buenas, buenas, buenas! Como veis- o eso espero-, he publicado relativamente pronto (un mes es pronto para mí, ¿vale?). Y es que de aquí a que empiecen las clases, os voy a empachar a base de capítulos. Quiero terminar. Ya estoy escribiendo el siguiente, para que veáis.

  Espero que os guste, y por cierto, me he creado Wattpad, donde voy subiendo la historia ya corregida, revisada y ampliada; por darle un toque más de libro. Una vez la termine, supongo que dejaré este rinconcito para otros menesteres.

   No sé si  la canción elegida es la más apropiada; pero creo que encaja con el sentimiento de impotencia que quiero reflejar (y actualmente estoy muy enganchada a ella, todo sea dicho).

  Sin más dilación, he aquí la conclusión del capítulo 25. Chan, chan, chaaaaaaaán...




  -Debí haber entrado yo a buscar a Jay- se culpó Gaelle-. Warwick sería incapaz de ponerme un dedo encima.

  -Fue la elección de Daniella. Supongo que quería hacer algo por su hijo. No te culpes- la consoló Keegan, mientras caminaban a través de los espesos bosques.

  La carretera y un haz azulado de niebla los envolvían. Ya solo quedaban Gaelle, Abby, Louis y Keegan. ¿Qué podían hacer?

  -Quizá debiéramos arriesgarnos nosotros también.

  -¿Arriesgar, qué? ¿Una mujer de sesenta y seis años y metro y medio de altura qué tiene ya para arriesgar?

  -Has dicho que Warwick nunca te pondría un dedo encima.

  -Sí, pero...

  Una ráfaga de aire les sirvió de envoltura en aquellos momentos. Eran cuatro almas errantes, sombras perdidas entre la maleza. No había nada en ellos que pudiera ayudar a Kath y Jay.

  -Gaelle, yo solo digo- comenzó Louis, en un tono dócil-, que todo lo que podemos perder es a nosotros mismos. El que no apuesta alto no gana. Deberíamos correr el riesgo de entrar a por ellos.

  -¿Y nos defendemos con nuestras manos y puños, as?- terció Keegan.

  -Mi padre es policía. Sé dónde guarda su pistola. Gaelle, ¿qué tal si me acercas a casa un momento?

  Tenía razón. Solo podían perder su vida, que ya puestos, no era ni tan importante. No cuando se habían propuesto rescatar a sus amigos.

  Gaelle y Keegan aceptaron y lo acompañaron a regañadientes hacia el coche. El musgo que cubría los árboles lloraba. Tal vez fuera una señal de lo que se les avecinaba.

  Abby tenía un mal presagio. Warwick era, quizá, el menor de sus problemas. La mujer con la que compartía color de pelo y apellido sí que sería un problema.

  No tan lejos de allí como ellos se pensaban, dos jóvenes conversaban, heridos por el tiempo y la pérdida, en el suelo de una cabaña herrumbrosa.

  -¿Por qué te uniste a ellos, Brenton?

  Kathleen jugaba con sus rizos dorados, los cuales a estas alturas, se habían deshecho en hebras de un color pajizo.

  -Bueno, pasaron unos tests un tanto extraños- le explicó-. Decían que eran tests para valorar el nivel de concentración de los estudiantes, la inteligencia... Yo sabía que no era así. Las preguntas que nos pasaron eran nimiedades tales como "describe un bosque". Sin embargo, yo, fanático de Freud y del estudio de la mente, sabía la verdad.

  -¿Aquellos tests eran... Un método de captación?

  -Exacto. Buscaban psicópatas. Pero no esperaban que yo los buscara a ellos antes. Les dije que sabía la verdad.

  Un inerte silencio se coló entre ellos. La estancia olía a humedad y a recuerdos enterrados durante años. Brenton continuó hablando, más que para Kathleen, para sí mismo.

  -Acorralados como se vieron, me contaron toda la historia acerca de los Hijos de Agua y Fuego; y me obligaron a formar parte de la Hermandad. De lo contrario, mi hermana formaría parte de su hermosa colección de traidores.

  Un escalofrío recorrió la espina dorsal de Kath, al recordar la fosa común enterrada bajo el Internado.

  -Trabajé para ellos como investigador. Yo fui quien les conseguí la dirección de tu Orfanato, así como la de Jay. Podía soportar aquella vida, mientras mi hermana estuviera a salvo. Pero entonces, llegó el encargo: querían que matara a Abby. Para su madre y su tío no era más que un engorro, y temían que se fuera de la lengua. Además, ella empezaba a sospechar que la relación de Grace-Lucy y Warwick no era más que panem et circenses, una tapadera de cara al público para no tener que explicarles su parentesco. No querían que ella descubriera quién era Grace, ni que se pusiera a investigar al respecto.

  -Pero tú no les hiciste caso. Esa fue la norma que desobedeciste.

  -No. En un principio lo intenté, recopilé mil y un libros de género policíaco para que me inspiraran el modo más inocuo posible de matarla. Pero no fui capaz.

  -Ella te gustaba.

  -¿Cómo lo sabes?- inquirió él de pronto, arropado por el dolor y las sombras.

  -Se ve en tus ojos. No fuiste capaz de hacerlo porque te gustaba la mejor amiga de tu hermana.

  -Tienes razón. Llevábamos siendo amigos desde pequeños, hasta que desarrollé sentimientos hacia ella sin percatármelo. Warwick me puso límites: tenía una semana para deshacerme de ella. Debía conseguir llevármela al bosque, y allí matarla o la mataban ellos.

  Fuera se escuchaba el rumor de la lluvia, una vieja amiga que acompañaba a Kathleen en numerosas ocasiones. El cielo lagrimeaba de color plata, mientras Brenton seguía hablando en tono pausado.

  -Fuimos al bosque, en efecto. Cuando se suponía que debiera matarla, lo que hice fue darle un beso. Después de eso huí. Loick me encontró a través de la maleza, y me amenazó el cuello con un afilado sable. Le dije que no podían matarme, ni a Abby; ya que el último frasco de sangre lo había escondido donde jamás lo encontrarían. No se lo daría mientras no nos soltaran.

  Una sensación de vacío inundó la boca del estómago de Kathleen. "El último frasco de sangre"... Sería la sangre de su padre o de su madre. Su sangre, en cierto modo.

  -A Abby la dejaron libre, pero a mí me apresaron aquí mientras les decía dónde había escondido el frasco. Conforme pasaba el tiempo y veían que yo no soltaba prenda, decidieron agilizar el plan para encontraros. Pero no me matan, no mientras no diga dónde está el último resto de sangre de Gill y Cedric.

  Un trueno fulminante se oyó a lo lejos, como el grito de algún dios enfurecido en las alturas.

  -Así llamaron al Orfanato...

  -Lo siento mucho, Kath- gimió Brenton en tono roto-. Nunca quise hacerte daño. Solo quería proteger a quienes me importaban, no pensé que ello te haría daño. Supongo que somos más egoístas cuando se trata de un desconocido.

  -Está bien, supongo que es mi destino. Confinarme aquí hasta que decidan secarme por dentro y convertirme en un terreno yermo y baldío.

  -No necesariamente- replicó él-. Durante el tiempo que formé parte de la Hermandad, investigué cosas acerca de ti y de Jay. No sois como los anteriores Hijos. Hay otro vínculo aún más fuerte entre vosotros dos.

  -No entiendo.

  La lluvia acallaba la voz de Brenton, trémula y convertida en susurros perdidos.

  -No nacisteis como los anteriores Hijos, en el seno de una familia normal. Tú eres la hija de los anteriores Hijos de Agua y Fuego; mientras que Jay nació fruto de una violación. Él es hijo de dos personas que, en cierto momento, tuvieron algo que ver con la Hermandad que os persigue.

  Aquello que contaba sonaba a cuento chino, pero tenía razón. Ellos eran los especiales de entre los especiales.

  -Él se engendró desde el odio, el de una mujer siendo herida de por vida. Tú, por el contrario, fuiste concebida en el seno del más puro amor. Estáis conectados desde lo más profundo, ni siquiera los kilómetros pueden separaros.

  Eso significaba que la distancia, en lugar de debilitarla, le daba fuerzas. Ella era como el fuego que nunca se apagaba. La voz de su interior sí era Jay: él le estaba cediendo sus poderes, mientras tomaba parte de los de ella como en un círculo vicioso y eterno. Quizá no todo estaba perdido.

  De repente, se oyó un fuerte estruendo. La puerta de madera había cedido ante la caída de un rayo. Brenton sabía que aquella era Kathleen haciendo uso de sus mayores poderes, de los que ni ella misma conocía la mayor parte. Solo había necesitado ser conocedora de la grandeza de sus poderes para darles rienda suelta.

  Fuera, en el bosque, el cielo lloraba mares ácidos, mientras que rayos y truenos se cebaban con todo lo que hubiera a su alrededor. Al salir Kathleen a las inmediaciones, la lluvia arreció por donde ella pasaba, indicándole el camino hacia el Internado.

  -Vamos, acompáñame- le dijo a Brenton, alentándolo con un gesto de manos-. Tenemos un largo camino de vuelta y mucha gente a la que enfrentarnos.

  Después de dos años de confinamiento, Brenton Tanner volvía a salir al exterior, preparado para encarar a los que quisieron relegarlo a la nada. El ave Fénix sí que resurgía de sus cenizas.

  ***
 
  -¡Ida! Saca las jeringuillas. Vamos a empezar las prácticas, no podemos perder ni un segundo.

  -¿Ya, Warwick? Si está Daniella con él y todo...- comentó la madre de Abby con cierta cautela.

  Ambos se encontraban, junto a Ida y Loick, en el pequeño escondite tras el desván que habían transformado en una improvisada sala de pruebas.

  -No te pongas sensiblera con la familia, que te recuerdo que hace dos años casi matas a tu hija y te quedas tan pancha.

  Grace (o Luce, como seguía llamándose a sí misma en secreto), agachó la cabeza y abrió la puerta, saliendo al encuentro de su hermana y su sobrino. Tras ella, caminaban Loick y Warwick, y más atrás aún, Ida reunía el material necesario para empezar las extracciones de sangre a Jay. No había tiempo que perder.

  -Lucy- fue todo lo que articuló a decir Daniella cuando levantó el rostro y se encontró cara a cara con aquellos ojos serpenteantes-. Hermana.

  De repente, el mundo se paró: la tormenta que asediaba el edificio, la sonrisa pérfida de Warwick, la cara de sorpresa de Jay, el dolor que se intercambiaban Lucy y Daniella a través de la mirada. Lo único que se oyó fue el estruendoso golpe producido al derribarse la puerta de entrada. Una bala la atravesó, y al caer esta al suelo, dejó ver a Louis sosteniendo una pistola y, tras sus hombros, Abby, Gaelle y Keegan.

  -¿Mamá?- gritó Abby de pronto, fuera de sí, y apartó a todos de su alcance, para enfrentarse cara a cara a su progenitora-. ¿Quién eres? Porque creo que ya no te conozco en absoluto, mujer sin nombre.

  Su madre enmudeció. No le salían las palabras.

  -Lucinda Grace Milner, más conocida como Lucy, mi hija y la hermana de Daniella- respondió Gaelle.

  -Creo que las llanteras las podemos dejar para otro momento- las interrumpió Louis de pronto, encañonando la pistola contra la sien de Abby.

  Aprovechando ese momento de anonadación, Loick y Warwick esposaron a Gaelle y Keegan, y los empujaron contra el suelo. Keegan escupió en dirección a Louis, quien seguía amenazando a punta de pistola a Abby.

  -Escoria, tú eras el topo, vendido. ¡Ojalá esa pistola se vuelva en tu contra!

  Él soltó una risotada, apretando el brazo de Abby.

  -¿Qué tal, princesita? ¿Me das un beso ahora?- su única respuesta fue un puntapié-. ¡Ah! Vaya, personalidad hasta en los peores momentos. ¿Por qué no le pides ayuda a mamá, tomatito?

  Lucy ocultaba las lágrimas, mirando cómo tomaban el brazo de Jay. Estaba pálido y demacrado.

  ¿Por qué no hacía nada? Sabía que él tenía poderes para ello. Pero no sabía que se los estaba cediendo a alguien, que estaba quedándose vacío incluso antes de comenzar.
  

2 comentarios:

  1. ¡Hola!
    Estoy llevando a cabo un proyecto pocas veces visto por Youtube. Ya sabes que "o te mueves o caducas" así que he decidido transladar los relatos de un blog corriente a algo que cobre intensidad, sentido y adquiera proporciones más allá de unas letras planas.
    ¿Quieres saber de qué se trata y darme una oportunidad? Clicka aquí y descubrirás que es lo que se encuentra detrás de esta historia.
    https://www.youtube.com/watch?v=DlfEnINNj6Y&feature=youtu.be

    Por favor, no te tomes esto como un spam. Para crecer y darse a conocer, el boca a boca es la única manera de lograrlo. Si no te interesa este comentario ignoralo, eliminalo, o ni siquiera llegues a publicarlo, pero si me quieres dar una oportunidad ¡estate por seguro de que no te arrepentiras de ello! Dame un minuto y si te gusta lo que ves compártelo con tus amigos, conocidos, y todo aquel que creas puede interesarle. Me harás un tremendo favor.

    Gracias por tu paciencia y atención,
    Alicia.

    ResponderEliminar
  2. Bueno, aparte de acosarte en ask ahora leo esto... Y tengo que decir que me encanta. Es una muy buena historia, me ha sorprendido mucho la relación de todos los personajes (menudas familias...) y no es una copia se otras, ni repetitiva. También me gustan las otras entradas, como la de los tópicos :)
    Y ya, que esto de acosar a la gente dicen que está mal visto...

    ResponderEliminar